07 septiembre 2009

Un tanque de guerra circula por Sierra de la Ventana... (Imágenes: Gentileza Hogar Funke)


Sí: no es un chiste ni una metáfora digna de otro escrito. En plena Comarca de Sierra de la Ventana, comenzó la filmación de la película There Be Dragons –dirigida por Roland Joffé, creador de “La Misión”– y casi a la par de la cinta en movimiento comenzaron, también, los primeros signos de resistencia.

El potencial ingreso masivo de camiones y autos al Parque Provincial Ernesto Tornquist encendió la alarma entre los guías, quienes expresaron su preocupación por los efectos que la filmación podría tener sobre espacios como la reserva intangible.

Dicho espacio encierra desde las últimas matas del autóctono pastizal pampeano hasta el alero de las pinturas rupestres.

¿A qué responde la molestia? La actividad pautada para espacios como el Parque Provincial y las estancias Sierras Grandes y Silenka contempla la simulación de un combate con 300 muertos y varias explosiones de relevancia. Para la batalla en cuestión, los productores de la cinta alquilaron hasta un tanque de guerra como el que se ve en la fotografía superior.

A no dudar: el blindado funciona. Y habría sido rentado al Ejército Argentino. La misma fuerza también proveyó a la producción de armamento pesado para las secuencias mencionadas. El material fue movilizado desde la base que el Ejército posee en Pigüé.

Colegas que cubren la actividad en el área serrana aseguraron, a Ríos de roca y madera, que incluso se alquiló la estructura de un blindado para hacerla volar en mil pedazos en plena sierra.

Quienes conducen la filmación aseguran que el rodaje tendrá un impacto mínimo sobre el ecosistema serrano. Y, señalan algunas fuentes, el equipo de producción habría obtenido avales que certifican la nula incidencia que tendrá el proceso de rodaje sobre el entorno.

Todo lo contrario afirman guías de turismo, guardaparques, especialistas del sector, y parte de la población de la Comarca.


Según datos relevados por distintas fuentes periodísticas, There Be Dragons generará –de manera directa e indirecta– alrededor de 700 empleos. La rutina fijada para Sierra de la Ventana incluye la contratación de 370 extras.

Como es sabido, el trabajo no abunda en la zona. Entonces, el dilema queda abierto de par en par. ¿Protegemos los principales activos de la Comarca o privilegiamos el empleo que puede crearse a partir del escenario natural?


Si se elige lo segundo ¿de qué tipo de empleo estamos hablando? ¿Temporal o duradero? ¿Valen cientos de años de evolución natural, y la esforzada defensa de esa evolución, apenas unos meses de trabajo asegurado?

Por otra parte ¿qué impacto real puede tener el rodaje de una película como There Be Dragons en el medioambiente? ¿Cómo modificará el orden natural que hasta este momento venía evidenciando, por ejemplo, el Parque Provincial Ernesto Tornquist?


Por mi parte, adhiero a la idea de que, de existir un impacto directo, no se puede tirar por la borda uno de los sitios más importantes y simbólicos de la Comarca. Aunque eso signifique algunos meses menos de un empleo que, transitorio y ecológicamente negativo para Sierra de la Ventana, traerá como consecuencia –en un futuro cercano– menos trabajo seguro por el daño que sufrirá el marco natural.



Ahora bien, ¿qué piensan ustedes? Queda abierto el debate.


Patricio Eleisegui

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La mejor recopilación de noticias sobre la película en There be dragons

Anónimo dijo...

Me parece una exageracion!
Hay muchas cosas que impactan negativamente en el ambiente y nadie se preocupa...
Gente especializada del parque declaró que el impacto es ìnfimo y el director se ofreciò a filmar el espacio antes y despuès del rodaje para evidenciar el impacto, no creo que sea tal y no esconde nada...(aclaracion)NO TRABAJO EN LA PELICULA Y LA MISMA NO ME GENERA INGRESO ECONOMICO ALGUNO
GRACIAS,Marina

Blog Widget by LinkWithin